26/3/17

Violeta by Mango, el éxito del marketing para gordas


A estas alturas ya todo el mundo sabe que a las marcas lo único que les importa es vender a costa de lo que sea. Vender, vender y vender. Para eso suelen crear campañas de marketing con las que llegar a su target. Hasta aquí todo correcto, pero hay ocasiones en las que la falta de ética y principios morales hace de “esto” algo rastrero, denigrante y discriminatorio. Este es el caso de Violeta by Mango.

Violeta by Mango es la línea de moda que ha lanzado Mango para vestir a las “gordas” o mejor dicho, a lo que la marca considera que es una gorda (a partir de la talla 42).

Para dar a conocer Violeta entre las gordas o curvys (*) la marca ha contado con influencers del mundo del famoseo, como la presentadora Tania Llasera, la diseñadora Vicky Martín Berrocal o la modelo Barbie Ferreira. Tres mujeres normales que lucen con orgullo las prendas, presuntamente cedidas, en sus redes sociales bajo el lema #WeAreVioleta.

Una publicación compartida de ⚡️Tania Llasera⚡️ (@taniallasera) el


Lo vergonzoso y a su vez el gran éxito de la campaña de marketing para gordas que ha orquestado la firma catalana, es que venden el concepto Violeta como un acto de liberación de las gordas, cuando en realidad es una evidente discriminación a la mujer, tanto que no existe una línea equivalente para vestir a hombres gordos.

Para entender lo discriminante que resulta esta línea de ropa hay que diferenciar entre la “gordura” y el sobrepeso. Para ello hay que remitirse al índice de masa corporal (IMC).
Un IMC saludable debe estar entre 18,5 - 24,99. Dentro de este margen hay mujeres con un peso normal, independientemente de su talla, por lo que esto debe ser entendido como un rasgo físico, como el color del pelo o el tamaño de su nariz. Además la “gordura”, como término estético, es un concepto subjetivo que varía según la época o la cultura.
En cuanto al sobrepeso, es decir, superar el IMC de 25, hay que tener claro que se trata de una enfermedad (preobesidad ≥25,00, obesidad ≥30,00 y obesidad mórbida ≥40,00), que debe ser tratada y jamás debería ser un argumento de marketing.

Con base en la estrategia de marketing para gordas que ha creado Mango cabe preguntarse si sería ético crear una línea para anoréxicas, enanas o feas ¿Dónde acaba el marketing y dónde empieza el respeto por el ser humano? ¿Qué pasa con la responsabilidad social corporativa (RSC)?

Mango, con la creación de Violeta, ha dividido a las mujeres por su talla y esto es un retroceso en la lucha por la igualdad de género que no se puede permitir, aunque sea un éxito de marketing y ventas.



(*) Mujer de aspecto saludable y de talla superior a la 38.