8/9/16

Cómo gestionar el bilingüismo en las redes sociales de las marcas y empresas catalanas


Las redes sociales para las empresas son, principalmente, un medio por el que comunicarse directamente con las personas, que no usuarios, potencialmente interesadas en su actividad. Por esto es tan importante adaptar la comunicación al target.


En base a esto uno de los temas a tener en cuenta en la estrategia de social media debe ser el idioma. Una cuestión relativamente fácil, excepto para las comunidades y/o países en las que existen dos idiomas oficiales, como Cataluña.


Más allá de ideologías políticas personales, las empresas catalanas deben preguntarse qué idioma habla su audiencia objetivo. En el caso de tratarse de una empresa local, cuyo mercado esté ubicado en Cataluña, la elección de la lengua está clara, el catalán. Si por el contrario se tratara de una empresa de alcance nacional, como puede ser una tienda online, el castellano sería la opción más acertada. Por una mera cuestión lógica.


Ahora bien, la cosa se complica para las empresas que tienen un target bilingüe. En estos casos es importante partir de la base de que es necesario emplear ambos idiomas, para comunicarse con castellano y catalanoparlantes en igualdad de condiciones. De éste modo cada cuál podrá escoger el idioma con el que se siente más cómodo.


Integrar dos idiomas en la estrategia de comunicación digital puede ser harto complicado, por lo que las empresas suelen incurrir en dos grandes errores:
  1. Publicar aleatoriamente en castellano o catalán.
  2. Publicar por duplicado el contenido dentro de una misma red social.

En el primer caso puede percibirse como una falta de estrategia e identidad de marca. En el segundo la cosa es aún más grave, por las propias limitaciones técnicas de las redes sociales. En el caso de Facebook, por ejemplo, al publicar más de 4 líneas de texto (aproximadamente), el segundo idioma probablemente quedaría oculto, por lo que podría transmitirse, una clara intención de priorizar un idioma frente a otro. En Twitter, habría que publicar el tuit dos veces, lo que resultaría muy pesado y molesto para los seguidores. En el resto de redes sucede algo parecido.


Para evitar meteduras de pata en este sentido lo más recomendable es crear perfiles sociales en los dos idiomas, es decir, un perfil en catalán y otro en castellano en cada una de las redes sociales en las que la empresa tenga presencia y publicar el mismo contenido en ambas lenguas. De éste modo el alcance será mayor, cubrirá todo su mercado y evitará las complicadas interpretaciones políticas, aunque esto tampoco es una garantía, porque siempre hay quién está dispuesto a rizar el rizo…