8/6/16

Para qué sirve el Sello de “Confianza online” en el ecommerce


El Sello de “Confianza Online”, según ellos mismos, es el logotipo que muestran aquellas empresas que han decidido comprometerse a fomentar las buenas prácticas en Internet. Algo así como un código de honor, palabrita del Niño Jesús o un te lo juro por Snoopy.

Uno de los factores más importantes a tener en cuenta en el proceso de decisión de compra de los consumidores online, es la confianza que ofrece el ecommerce. Para ello es necesario contar con una amplia, completa y clara descripción de los productos, detallada información sobre el carrito, los envíos, las devoluciones, las formas de pago aceptadas, etc. Además de una escrupulosa atención al cliente, la extensión de la web, tener el protocolo HTTPS y unos textos legales que sean legales, válgame la redundancia.

Más allá de las cuestiones propias de la tienda online, existe la opción de lucir con orgullo y satisfacción los Sellos que “aseguran” que el internauta se encuentra en un entorno seguro, como es el caso del Sello de "Confianza Online". La cuestión es qué asegura realmente este distintivo.

Para obtener el Sello, tal y como se indica en su web, hay que cumplimentar un formulario, pagar la cuota (no inferior a 295 € más IVA), pese a definirse como Asociación sin ánimo de lucro, recibir el informe de evaluación, realizar los cambios indicados en él y esperar a que den el visto bueno. A partir de este momento se obtendrá el Sello de "Confianza Online". Un Sello con el que se pretende certificar a los internautas que se trata de una tienda online segura, pero que en realidad, más allá del efecto placebo, lo único que garantiza es que tiene unos correctos textos legales. En ningún caso este Sello significa que la web que lo posee cumpla con los requisitos legales del comercio electrónico, que sus formas de pago sean seguras o que el producto que se venda sea legal o cumpla con los estándares de calidad. Por lo tanto ¿Para qué sirve el Sello de “Confianza online” en el ecommerce? Pues la ausencia de éste en los grandes del comercio electrónico como Amazon, Aliexpress, Asos o Zara parece indicar que es del todo innecesario para tener un ecommerce de éxito.

Cabe mencionar que para un emprendedor o pequeño empresario 295 € puede ser el presupuesto mensual destinado a marketing digital, por lo que siendo prácticos y pensando como empresa, mucho mejor invertirlos, por ejemplo, en una campaña de Adwords.